Etiquetas

barcelonaambtu

 

Esta mañana al despertar, deseé que todo lo que sucedió ayer en Barcelona fuese un mal sueño, desgraciadamente no era así, sigo viviendo la misma incertidumbre, impotencia, dolor, rabia y tristeza por el atentado terrorista que sufrimos ayer.

Llegué a esta ciudad hace 15 años, me enamoró su luz, la vida de sus calles, la belleza de su arquitectura, la sonrisa de su gente y la amabilidad con la que me recibieron, acostumbrados como están, a convivir con personas de todos los puntos cardinales escuchando conversaciones en mas de 10 idiomas distintos en un minuto.

Cuando alguien conocido viene a Barcelona siempre le digo lo mismo: “no dejes de mirar hacia arriba, siempre encontrarás un detalle, algo especial que hará que admires la belleza de la ciudad”

Ayer, mientras miles de personas, locales y visitantes paseaban por una de las calles mas emblemáticas de la ciudad, hubo quien (o quienes) decidieron sembrar el terror y el caos llevándose nuestra tranquilidad.

Había visto con tristeza los mismos hechos en otras ciudades, pero antes de ayer, creo que no había entendido en su totalidad lo que se siente que ataquen a tu ciudad de una manera tan bárbara, es como si te dieran un golpe en el estómago y te quedases sin aire.

Sin embargo, y a pesar que la tristeza persiste, me quiero quedar con todo lo positivo de este suceso:

  • La efectividad de nuestras fuerzas de seguridad y servicios médicos
  • La solidaridad de los barceloneses ofreciendo sus casas, donando sangre, haciendo de traductores (muchos de los heridos son turistas), llevando agua y bocadillos a los que estaban atrapados en el tráfico durante horas en las salidas de Barcelona,
  • los taxistas que junto a cabify hicieron carreras gratis para evacuar personas del centro de la ciudad hacia sus casas, hoteles u hospitales,
  • los hoteles que han dejado habitaciones gratuitas,
  • todas las personas, muchos de ellos visitantes que se han unido al minuto de silencio en Plaça Catalunya,
  • las ofrendas de flores
  • ver que hoy no hubo banderas, todos eramos uno ante la desgracia
  • a los comerciantes de Las Ramblas que han vuelto a salir a la calle y han iniciado su jornada como todos los días a pesar de llevar en la retina las imágenes del horror de lo que fueron testigo,
  • los vecinos que fueron como todos los días a sentarse en sus bancos para leer el periódico, otros a su bar de siempre a tomarse el café de la mañana, algunos mas salieron a caminar, pasear al perro o hacer ejercicio por su ruta habitual sin faltar los turistas que también las vuelven a recorrerla de arriba a abajo…  hoy, pasear por las Ramblas ha sido un desafío a quienes ayer quisieron robarnos nuestra normalidad y demostrarles que no nos harán cambiar nuestra vida porque ellos así lo quieren

Este blog inició con un objetivo: dar a conocer y destacar a aquellos que tienen el entusiasmo y el coraje de iniciar un proyecto, de generar una actividad, desarrollar una idea a base de talento, tesón y trabajo sin importar nacionalidad.

Hoy, mi pequeño homenaje va para Barcelona y para todos los que vivimos en ella de manera temporal o permanente, va para todas las personas de bien que cada día nos esforzamos por hacer de nuestra ciudad un lugar agradable, abierto y amigable donde recibimos a quien nos elige como destino de vacaciones con calidez y una sonrisa de bienvenida.

Mi pensamiento y oraciones están con las víctimas y sus familias, hoy va por tí

T´estimo, Barcelona

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios