Pilar Punzano

Cada vez más las empresas se plantean la necesidad de su asistencia a ferias, sobre todo por la duda sobre el retorno económico de tan alta inversión. Las ferias son mercados vivos de operaciones comerciales. En ellas se encuentra concentrada «en vivo y en directo» la mejor fuente de información del sector, y son además el mayor centro neurálgico para poder intercambiar opiniones y tendencias. Además de contar el mayor número de clientes potenciales por metro cuadrado en un espacio limitado en el tiempo. Por ello es una herramienta que han de usarse de una forma óptima y rentable con el objetivo de fomentar el desarrollo de una empresa.
Lo más importante de una feria es su poder de convocatoria, ya que, evidentemente, cuando se realiza un esfuerzo económico como el exponer en una feria, el ratio del coste por impacto real ha de ser medido cuidadosamente y lo suficientemente…

Ver la entrada original 567 palabras más

Anuncios