Etiquetas

, , , , ,

Vino de producción Colomense ¿una realidad?

En los años que llevo viviendo en Santa Coloma me ha interesado muchísimo su historia, conocer el pasado de la ciudad que me ha acogido es algo para mí, importante. Dentro de ese conocimiento destaca el saber de la producción de vino que desde tiempos muy antiguos era el medio de subsistencia de sus antiguos pobladores.

Leyendo algunos artículos sobre Paco Cordero, Sommelier y propietario de El Cantó del Vi, me acerco a hablar con él y que me cuente un poco sobre el proyecto de Les Vinyes d´en Sabater.. 

Esto fue una idea que surgió hace 15 o 16 años, paseando por el entorno del paisaje natural me dí cuenta que había viñas silvestres… ahí empecé a madurar el proyecto. Estudiando un poco los libros que hay sobre Santa Coloma y preguntando a los abuelos, me enteré que hasta hace muy poco tiempo la ciudad había vivido de la agricultura, sobre todo de las viñas,  al no poderse sembrar otra cosa la venta del vino se convirtió en su actividad principal”. 

Después de mucho investigar, transmitió la idea al Ayuntamiento, se trabajó en la viabilidad hasta que se empezó una viña experimental.

La viña no está amparada en ninguna zona vinícola, no tenemos DO, la Comunidad Europea dice que no podemos tener una viña comercial y se llama a la puerta del INCAVI (Institut Catalá de la Vinya y el Vi).  Para que esta viña sea comercial tiene que pasar por un período experiemental, tal vez con el tiempo Alella pueda ampliar su zona y esto nos permita producir un vino comercial”. 

Paco está convencido que se puede hacer un vino de alta calidad, ofrecer un producto de alta gama guardando reminicencias del pasado pero con el gusto actual.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los Iberos ya sembraban viñas

Gracias a las excavaciones del Poblado Ibérico se ha sabido que había plantaciones de viñas, se encontraron pepitas carbonizadas en el yacimiento aunque no hay constancia escrita si ellos ya producían vino, lo que sí había era producción de cerveza que se hacía con panes fermentados, se estrujaban y sacaban el zumo de aquel pan, era un complemento alimenticio de la época”. 

Plinio El Viejo, deja por escrito que a su paso por Baetulo (Badalona) hay mucho viñedo plantado que no es de calidad pero sí que da suficiente cantidad de vino para alimentar a las legiones.

En el Museo de Badalona se pueden encontrar ánforas de vino. Esta producción se mantiene ininterrumpidamente hasta que llega la Filoxera , (en el último cuarto del S. XIX)  un insecto del nuevo mundo que arrasa en Europa con toda la viña. Santa Coloma lo único que producía en exceso era el vino, al perderse la viña se buscan cultivos alternativos y se siembra el fresón”. 

Una vez pasada la plaga de Filoxera, se vuelve al plantado de la viña pero no con la grandeza de antaño, se hace de una manera muy reducida y Santa Coloma vuelve a vivir del producto durante unos años más hasta que el pueblo rural se transforma en la ciudad dormitorio que fue en el boom de los 60´s con la llegada de inmigrantes andaluces, murcianos, extremeños y gallegos: “se pierde todo el terreno de sembradíos para convertirlos en bloques de pisos, los últimos reductos de la viña quedan en Can Zam y Can Butinyà“. 

Si leemos el Libro de Jaume Galobardes, pagès de la época del 1700, podemos enterarnos de la importancia que tenía la viña en el pueblo, los problemas que se pasaron en años de baja producción, los impuestos sobre el consumo que cobraba el Ayuntamiento, relata incluso, la ruta que seguía para hacer la venta de vino a la Vila de Gràcia, Barcelona, Badalona, Mataró…

Aún queda mucho camino por recorrer, actualmente la viña la lleva Grameimpuls a través de la Escuela Taller d´en Sabater, que está financiado por SOC.

La viña  es cuidada por 15 chicos y chicas que están aprendiendo un oficio , quien dirige es un profesor que es Ingeniero, su finalidad: proporcionar una salida ocupacional a estos chicos que aprenden sobre el cultivo del suelo, las plantas, etc. Es un ciclo completo de formación a través de Grameimpuls y la Casa de los Oficios.

¿Descorcharemos algún día una botella de vino colomense? Paco Cordero tiene la convicción que esto sucederá.

 

 

 

 

Anuncios